viernes, 18 de agosto de 2017

Loarre. El guardián de Aragón.






 He de reconocer que este verano estoy un poco vaguete. No se si las olas de calor, la galbana o simplemente que prefiero estr tumbarreau a la sombra, pero aquí estamos otra vez.
Hemos elegido este lugar del prepirineo aún con dudas sobre si nos íbamos a asar al amor de Lorenzo. Estamos todavía a primeros de Agosto y cuando calienta lo hace a gusto.

Como en cierta ocasión hace bastantes años la carretera de Egea estaba  como estaba, o sea estrecha y mal asfaltada, decidimos ir por la parte de arriba, por Estella, Tafalla  y Sanguesa a Liédena y seguir la autovía a cascos hasta Puente la Reina de Jaca y bajar luego por el río Gállego hasta Ayerbe, a un par de pasos del Castillo.

Y ahí nos presentamos casi a las doce del mediodía, ante lo mole imponenete de este edificio que sirvió a la vez de fortaleza y de monasterio.
Así que sacamos la entrada pa los tres jubiletas, con guía que nos iría explicando los pormenores y aventuras del lugar.
Andaban a la gresca por aquella fechas del siglo XI por un lado las familias de estirpes cristianas del pirineo, y por otro los señores bajo control musulmán, los primeros en el monte y los segundos en el llano o somontano.
Los cristianos tenían la defensa en las sierras del prepirineo que separan la zona de Jaca de la de Huesca pero los musulmanes dominaban las tierras mas ricas y fértiles del valle y la llanura. Y estaba muy claro que los cristianos deseban la posesión de esas tierras para asegurarse la manduca de cada día.
Así las cosas a un rey de la zona, navarros y aragoneses andaban emparentados continuamente y tan pronto uno era rey de Navarra  como el siguiente lo era de Aragón pues erantan pronto se juntaban como se separaban las coronas.
Pues sí a uno de estos reyes se le ocurrió la idea de construir una fortaleza para vigilar a los enemigos que de vez en cuando osaban internarse por el territorio para llevarse lo que podían y darle fuego a campos y villas que encontraban de paso.

Pero antes que los reyes pirenaicos ya anduvieron por aquí los romanos que dejaron como testimonio alguna monedica y algún que otro adorno y antes que ellos otros más antiguos que dejaron sus restos en una cueva. Estos fueron hallados por casualidad cuando alguien metió la mano en un cavo de conejo y en vez de conejo sacó una "canilla" humana"
La cueva sepulcral de Loarre (A García Omedes)

Como ya está demostrado que me gusta la molicie y soy un tanto perezoso les dejo un enlace para que se ilustren mientras yo termino la entrada.

En este enlace tienen un completo estudio realizado por un gran especialista en Románico. Es largo pero pienso que merece la pena dedicarle un rato a leerlo.

Castillo de Loarre (A. García Omedes)






























http://www.castillodeloarre.es/vistas/01.aspx?id=1Hiatoria

miércoles, 5 de julio de 2017

76.- Por el alto Alhama. San Felices



San Felices (Soria)


 Si el verano pasado nos inclinamos hacia tierras de Burgos y Palencia, este año nos inclinamos más a tierras de Soria. Tiene vez en esta ocasión una comarca no muy alejada pero si bastante desconocida. Las tierras sorianas a la vera del Moncayo.
Empezamos el camino dirigiéndonos hacia la comarca riojana del Alhama, remontando su curso desde los baños de Fitero pasando por la villa alpargatera de Cervera y subiendo por Aguilar del río Alhama y San Felices aparecer en Matalebreras. De aquí una breve visita a Ólvega y a comer en Ágreda.


Puestos en camino paramos en la vlla alpargatera parahacer la consabida pausa de cambio de líquidos, café por agüita amarilla.  rio arriba hasta llegar a San Felices.


San Felices es un pequeño pueblo de apenas 50 habitantes  encaramado sobre una peña, vigilante del curso alto del Alhama. Como en otros muchos lugares de la sierra muchas casas se asientan directamente sobre la roca viva y las piedras se unen con arcilla. El terreno no da mucho de si, escalonado en estrechos altarillos, pero una generosa fuente un poco más abajo del pueblo da para regar huertos y alguna finca más grande.





San Felices es una de las vías de acceso desde el valle del Ebro a la meseta soriana, unos kilómetros río abajo se asentaron pueblos prerromanos en Contrebia  Leucade  para controlar el paso por esta ruta entre las feraces tierras del valle y los fríos llanos de la meseta.

Vista de las sierras riojanas desde el mirador
Mientras subimos del manantial vemos los árboles huertanos con su fruto en espera cocones de nuez, manzanas pequeñas, membrillos con pelusilla y unas guindas coloradas que nos atraen, puebo una y me se cambia la cara de repente ante las risas de mis compadres. Agriez pura, estas seguro que no se las roban. Bueno, quizás alguno las ponga en aguardiente.



Como es nuestra costumbre callejeamos, tan solo vemos, al menos de momento al alabañil que estaba picando la fachada y que nos indicó donde estaba el pozo le echamos una manita para subir un par de piezas del andamio, el sigió picando la fachada, nosotros, calle arriba hacia la iglesia. 



Vida tranquila, sin ajetreos, cuando tiene que arreglar algún asunto se van a Ágreda o a Ólvega, supongo que como en otros pueblos pasará la furgoneta del pan o de la fruta, como no nos lo han comentado......










 Y no solo del turismo rural vive este pueblo, Tiene casa rural y un hotel rural. Buceando por la red vemos que han realizado plantaciones de lavanda y que de ella destilan sus aromas para la industria. También nos enteramos de que el calor ha adelantado la aparición de los apreciados boletus que acabarán en mesas de restaurantes, en el mercado de Ordizia o es hasta posible que los encontemos en algun mercado francés como si fueran de allá.





Cultivo de lavanda.






De vez en cuando un toque de humor filosófico.








Y nos encaminamos a la plaza.





Una esbelta torre de pìedra se adosa al templo dedicado a San Pedro la preside.


Entrada a la iglesia.
Y en medio de la plaza dos piedras de molino a medio tallar nos muestran en que se trabajaba en otros tiempos, hacer ruedas de molino.




San Felices (you tube)



Dejamos a la perrita cuidando de la plaza y a los albañiles disfrutando del almuerzo.  y tomamos camino de Ólvega. 


enlace a original

enlace a original









Hasta la próxima, 
salú pa tós. 
06-07-17

lunes, 5 de junio de 2017

74.- Por el Pirineo navarro. La fábrica de armas de Eugui



Cauce del río Arga  a su paso por la fábrica.


Ha amanecido buen día y vamos a aprovechar.
¿Ande la echamos?
Pues aprovechando que hoy somos tres. he oído que además de la fábrica de armas de Orbaiceta hay alguna más, ¿sabes donde?
Tengo oído que en la zona de Eugui recuperaron alguna obra de este estilo pero no se exactamente el lugar.
Chorra más da, nos llegamos allí y ya preguntaremos.
Pos amos pa´llá.

El día luminoso, soleado y primaveral nos rompe las telarañas del invierno. Nos acercamos hasta Pamplona por la A-12, un paseo, y luego bordeando por la ronda este buscamos la carretera a Roncesvalles, y subimos remontando el Arga hasta Zubiri, el pueblo del puente. Una leyenda nos habla del puente de la rabia, utilizado por los peregrinos para cruzar el río.




Por aquellos entonces, hacia el siglo XI, en una pequeña aldea de la que desconocemos su nombre, y que se encuentra en el recorrido del Camino de Santiago, decidieron construir un puente que permitiera  a los pergrinos atravesar sin peligro el río Arga.  Los lugareños se afanaban en la construcción de un sólido y hermoso puente de piedra pero era como si existiera una maldición, por mucho que se empeñaban el pilar central cedía ante las caudalosas crecidas del río y pareciá imposible la conclusión de tan magnífica obra. 
Obligados a cimentar mejor el pilar excavaron en la roca y asombrados encontraron los restos perfumados de una joven, ni más ni menos que Santa Quiteria protectora contra la rabia.  

Pusieron sus restos a lomos de una mula y el cortejo festivo, con el obispo al frente, tomó camino de Pamplona a cuya catedral se dirigieron en procesión. Sin embargo al llegar al término de Burlada la bestia se detuvo y no hubo forma humana de continuar. Tras una ardua deliberación el concejo llegó a la conclusión de que si la mulka se detuvo allí fue por decisión de lo Alto para que los restos de la santa permanaeciaran eternamente ahí, y ahí se depositaron sus reliquias.

Debido a que Santa Quiteria es patrona sanadora de la rabia se pasaban los animales tres veces alrededor del pilar central para solicitar su protección. Y el lugar terminó llmándose Zubiri, el pueblo del puente. 

Localización de las fabricas Izda Olaberri (Eugui)  Circulo derecho Orbaizeta.

Aquí toca abrir los grifos y aliviar el cuerpo. Y de paso reponerlos con un cafelito caliente que apetece, de paso caen unas torticas de chanchigorri con gustillo a canela que están de vicio. Tras un ratillo de habladilla preguntamos a la camarera por la fábrica de Eugui, lamentablemente no era del lugar y era la primera vez que oía algo sobre el tema. No hay problema, enseguida localizamos el cruce hacia Eugui y subimos por una carreterita empinada y con curvas. No tardamos en alcanzar a un pequeño pelotón de ciclistas a los que nos resulta imposible adelantarlos sin riesgo, a chupar rueda toca, y seguimos tras ellos.
¿Teneis prisa?
Ni prisa ni quien me la meta, responde uno de los pasajeros.
Pues eso.

Llegamos a la altura de la presa y nos metemos en un hueco a la derecha dejando pasar a los demás. Vamos a ver un poco el pantano que suministra agua potable a Pamplona.



Eugui
Bajo estas aguas quedaron ocultas las instalaciones de una de las antiguas ferrerías, donde quizá fuera forjada la armadura de Carlos III el Noble de Navarra, o de los infantes Felipe III y Felipe IV de la dinastía de los Austrias.



 Con la construcción de la presa quedo cortado el tráfico fluvial por donde bajaba la madera desde el bosque de Quinto Real camino de Pamplona. Por esta ruta cercana a la frontera con Francia pasaba todo tipo de mercancía que se pudiera transportar, ya fuera a la luz del día, o en la oscuridad de la noche.  









Vista desde Eugui


El Quinto Real es un territorio que perteneció a la corona y de cuyos bosques y pastos obtenía un a quinta parte como renta. Fue objeto de litigio entre los tres valles colindantes Erro, Baztán y el francés de Baigorry. De aquí se obtenia madera te para la construcción y leña abundante para fabricar carbón. Esto más la existencia de algunos filones de mineral de hierro facilitaron la instalación de ferrerías para obtener acero.  



Fauna del embalse

Las disputas entre los tres valles, en su momento pertenecientes a la corona de Navarra, la posterior pertenencia a Francia del valle de Baigorry y la falta de definición de la propiedad  y límites de los territorios fueron origen de constantes pleitos y discusiones, a veces violentas, entre habitantes de los distintos valles por el aprovechamiento de recursos naturales.

Ya en 1856 se frma un tratado  llamado de Límites, por el que el valle francés de Baigorry disfrutaría de los pastos de esa zona en calidad de usufructuario, pagando al estado español un canon anual, en 1856 fue de 30400 reales. Hasta 1977 lo adminstraba diractamente el gobierno central, en 1987 pasa a titularidad del Gobierno de Navarra, en 1991 se ceden los derechos a los valles de Baztán y Erro que forman la mancomunidad de Quinto Real.


Damos una vuelta por el pueblo y tomamos la carretera rumbo a la frontera. El valle se estrecha y conduzco bajo frondoso bosque de hayas que aún no han comenzado a echar la hoja, Algun oque otro arbol va abriendo sus brotes  y el agua baja en cascadas a lo largo del recorrido. A la derecha el corte de la mina Azcárate, bronco, rompe el verde naciente del bosque. 






 
 Y seguimos el curso del río hasta el puerto de Uzquiaga entre cascadas y arroyos que bajan vertiginosos por las laderas














Y volvemos hacia atrás para detenernos en la fábrica. 
De las tres ferrerías, que hubo...... Olazar, hacia Baztán, y Olaberri solo quedan restos de esta última, la primera quedó bajo el embalse y la segunda debería estar junto al cruce que se dirige  hacia Baztán en la confluencia de dos ríos.
Estas instalaciones disponían de abundante materia prima como madera para preparar carbón y agua abundante además de mineral de hierro en las cercanías lo que facilitaba mucho el proceso,sin embargo estaban muy alejadas de los centros de destino de la mercancía y con mals comunicaciones, además de estar muy cercanas a la frontera con Francia lo que les convertía en objetivo militar.
 Fue precisamente este el final de la fábrica, un atque de tropas francesas en 1794. Lo revolucionarios francese la atacaron temerosos de una ayuda de la monarquía española a los contrarios a la revolución. 

Esta fábrica, como ya he comentado llegó a dar trabajo a 500 personas, era como una pequeña ciudad, su distribución y funcionamiento estaba estudiado segun los criterios de la Ilustración para hacerla lo más productiva posible. Se organizó como un establecimiento integral divido en secciones que se ocupaban cada una de su parte correspondiente en la producción construyendo zonas separadas para la producción, la vivienda y los servicios.

La principal producción era la de proyectiles, algunos de los cuales llevaban un orificio donde insertar pólvora. Algunos de estos proyectiles existen en casas particulares tras ser encontrados en el cauce del río arrastrados por la corriente. Tras la destrucción y abandono de las instalaciones la maleza se apoderó de ellas hasta su reciente recuperación.


                                                             




Hornos de fundición , arcos de sustentación,  muros de defensa y canalizaciones, paredes recubiertas de hiedras, restos de una época en la que se intentó llevar el progreso tecnológico de la mano de la ciencia y la razón.




Sin embargo la poderosa naturaleza nos recuerda que todo es efímero y tiene final. Y acaba imponiendo su poderosa razón, la de una tierra viva,invadiendo de nuevo aquellos espacios que le fueron arrebatados en nombre del progreso.





El boca a boca y la facilidad de acceso al estar al lado de la carretera hacen que la afluencia de visitantes sea alta, lo que unido a lo que la propia naturaleza ofrece en la ruta, hacen que la carretera, que es bastante estrecha, sea bastante transitada por ciclistas y moteros, por lo que recomiendo a  los que piensen ir que hay que poner mucha atención. En nuestro caso apareció un grupo de ocho o 10 motos, motos, que aparcó sus vehícuos junto a nosotros y se perdieron a pie entre las ruinas.   












Nosotros volvimos para atrás y tomamos la carretera que por Astesiaga nos lleva a Baztán dispuestos a alimentar el cuerpo, que va siendo hora. Las vistas desde el puerto impresionantes, pero somos precavidos y entendemos que no podemos parar en cualquier sitio en una carretera estrecha y virada como esta para hacer una foto. Ya miraré en mi archivo por si tengo alguna foto para incluir.

Supongo que no hará falta recordar que siempre que hemos ido a Baztán salvo casos de ferias o similares hemos comido bien y a precios razonables. Y hemos disfrutado de la comida.

Toca volver, con calma, que lo importante de vivir algo es poder contarlo.

Hsta la próxima.

Salú pa tós.

P.d.
Hay muchos reportajes y videos sobre el tema en la red.
Aquí os dejo algún enlace.

Real fábrica de municiones de Eugi


Descubren un cuartel en la fábrica de armas de Eugui (Diario de Navarra)

La fábrica de armas de Eugui (Santiago Navascués)