domingo, 10 de abril de 2016

55.- El Valle de Lónguida Románico rural en Navarra

Campanil solitario ¿Adónde fue tu campana?

Resulta pues que se nos ha pegado un poco el gusanillo del románico navarro. Ya hemos estado alguna vez por esta zona y cada vez descubrimos algo nuevo.
Recibí un comentario de Simeón Hidalgo, secretario de la asociación  grupo del valle de Izagaondoa y leyendo su blog encontré una excelente entrada sobre Villaveta. El enlace lo pongo más abajo.

El caso es que tenía que ir a Pamplona a unos asuntos y como no tenía más quehacer pues me plantee ir a Villaveta. Al final son unos 25 Km y en un plisplás estoy allá. Además mi habitual compañero de rutas se está recuperando  de una intervención médica y de momento no es conveniente que viaje  de modo que aprovecho para explorar el terreno para próximas  escapadas.

El valle de Lónguida,  que no se trata estrictamente de un valle en téminos geográficos sino  administrativos, comprende una serie de pequeñas poblaciones situadas a orillas del río Irati en su zona media-baja. En total 5 concejos y 19 lugares. Gran parte de ellas pertenecieron a la pequeña nobleza navarra constituyendo señoríos. Así que es posible que en la mayoría de las localidades se encuentre un torreón o palacio perteneciente en su día a la familia del señor feudal.  Aunque estemos bastante cerca de Pamplona  entre 20-40 Km la realidad es que salvo Aoiz, una isla separada en su día del municipio, son muchas poblaciones que en su día fueron abandonadas y en otras muchas viven o figuran en el censo una cantidad muy pequeña de habitantes.

Estamos aquí

Una vez en Villaveta localizo la iglesia al lado de la carretera pero quiero ir un poco más allá. Abajo junto al río Irati hay  una torre de la que me gustaría sacar unas fotos. Se trata del palacio o torre del señorío de Ayanz. No encuentro lugar para detener el coche sin estorbar de modo que sigo un poco más adelante y encuentro un cruce. Meotz reza el cartel. Pues vamos para allá. Una carretera muy estrecha me lleva hacia el pueblo y la sorpresa la encuentro tras una curva de la carretera. Un poco más arriba debajo del pueblo pero encaramada a una loma se ve una vieja ermita. Por sus formas y su ábside indudablemente se trata de una iglesia románica.  

Meotz, en el centro le ermita de Santa Colomba
Estelas en el cementerio
Dejo Meotz para otra visita más detallada, aquí os dejo un enlace que os va a aportar bastante más que yo. 

Meoz (el lebrel blanco)

Vuelvo sobre nis pasos, mejor dicho rodadas par ver si localizo un buen sitio para fotografíar la torre de Ayanz y el único sitio que encuentro es la zona de entrada. Un cartel advierte de su caracter de zona privada. Cruzo la carretera y subo un poco por la ladera, de esta forma obtengo una mejor panorámica.

Y como siempre hay gente que sabe bastante más que nosotros les remito a esta página.
Señorío de Ayanz (el lebrel blanco)

Al pasar por murillo de Lónguida veo esta curiosa edificación . Se trata de una casa construida por un indiano. 








La casa del Indiano, hotel Clementina  (esencia de Navarra)

Y si, volviendo para atrás llego a Villaveta, La iglesia queda a la izquierda y aparco el coche en una explanada,  Unas pocas casas y el templo constituyen la zona urbana. La habitan unas 35 personas.



Iglesia de la Purificación portada norte
 Según nos cuenta A Ortega
En 1037 su "monasterio" de Santa María, San Juan y San Esteban fue donado por Jimeno Garcés y su esposa Sancha a la abadía de Leire, bajo cuya dependencia en 1105 formó un priorato con la villa de Liberri y diversas heredades recibidas  en Benoz.

Poco más sabemos los aficionados inexpertos como yo de la historia de estas pequeñas localidades que en su mayoría fueron señoríos familiares hasta la desaparición de los señoríos en el siglo XIX.


Y aquí tenemos la Iglesia de la purificación, donde lo más interesante son los canecillos o metopas existentes en el ábside y el tramo anterior a éste en sus dos vertientes, norte y sur.
Poco puedo aportar yo, que a lo justo llego a ser  aficionado para explicar la belleza de estas imágenes, resulté altamente impresionado, a lo sumo  voy a colocar tres o cuatro fotos pues les dejo en manos mucho más expertas  en los siguientes enlaces.
Iglesia de la Purificación (A.García Omedes)

Romanico en Navarra (A.Ortega)
La iglesia románica de Villaveta (Simeón Hidalgo)

Los 32 canecillos de Villaveta (Simeón Hidalgo)
Villlaveta (El lebrel blanco)

Es indudable que quien talló estas metopas o canecillos era un verdadero experto.






 Solamente un comenatrio, al ver las fotos en la pantalla del ordenador. Ojalá no sea lo que pienso pero me he dado cuenta de que estas  viejas piedras tienen  síntomas de enfermedad, algunas figuras, ej. la de la derecha, se ven muy picadas con multitud de pequeños orificios, ignoro el remedio a aplicar pero pienso que deberían ser inspeccionadas de cerca.

Ahora me paso al pueblo de al lado a Ekay de Lónguida.  Pero antes bajo hasta las ruinas del antiguo barrio del aserradero donde se aserraba y cargaba en ferrocarril la madera de haya y pino procedente del bosque de Irati.
 El aserradero de Ekay Video
Aserradero de Ekay (diario de noticias) I
 Aserradero de Ekay II



 

En su día esta fábrica fue un modelo de aprovechamiento integral de los recursos. Bajaban la madera del bosque de Irati por el río, obtenían la energía electrica de las centrales situadas en el río, transportaban el producto manufacturado por un ferrocarril eléctrico y con los residuos de la madera fabricaban carbón vegetal y obtenían productos químicos por destilación del humo de su fabricación. Y todo ello a principos del siglo XX  ¿Se puede pedir algo mas?   En la actualidad el abandono domina el paisaje ruinoso, su chimenea permanece altiva y las paredes de los pabellones, pero están solas y desnudas,  a la intemperie, los tejados van cayendo lenntamente y los escombros cubren el suelo......luego llegarán el turno de hierbas y zarzas...... y más tarde el olvido.

Y vuelvo sobre  mis pasos a Ekay.  Aquí vemos que está más animado, la cercanía de Aoiz y estar apie de la carretera le ha favorecido bastante, por otro lado supongo que la actividad en su día del aserradero daría de comer a muchas personas que por cercanía pudieron establecerse en Ekay.  Subiendo desde el aserradero lo primero que se ve es la iglesia sobre una ladera.



Subo hasta la carretera y entro en el pueblo por arriba, sigo entre las casas hasta llegar a la iglesia.
 







Detalle portada

Portada



La zona del ábside está bastante deteriorada, aparte de que el clima reaice su continua labor erosiva tiene los mismos problemas de cimentación que Artaiz, al estar al borde de una ladera esta se desestabiliza con la humedad y el peso del edificio provocando unas grietas claramente visibles.
Iglesia de San Martín (A.García Omedes)
Ekay (el lebrel blanco)
Hórreo en Ekay (el lebrel blanco)

 Ojeando páginas para biuscar información he encontrado que en Ekay está este hermoso hórreo  así que la próxima vez trataré de encontralo.










Y de aquí justo enfrente de la salida del pueblo vamos a tomar una carreterita que nos lleva a Erdozáin y Olaberri a pocos km de distancia. 
 A Erdozain llego a través de una carretera estrecha que subía valle arriba por el arroyo Gurpegui. Campos de cereal y monte bajo me acompañan, eln la carretera dos mujeres con un perro van de paseo.  A mi izquierda una granja y tras doblar una curva el pueblo tras una loma. destaca la portada de la iglesia encalada.
Erdozáin

Iba en busca del hórreo y me encuentro con unas ruinas. El lugar está despoblado y tan solo vive una persona según los censos.


 











 Camino un poco por la calle principal, observo la portada, el recinto parece abandonado hace mucho tiempo y sigo, a mi encuentro un perro se planta en medio de la calle y ladra sin parar, avanzo lentamente, con cuidado, no llevo el espantaperros y según avanzo él retrocede lentamente. Con el alboroto un hombre sale del interior de una casa. !!!Yehh!!!! !Adentro!! Buenas, ¿Que pasa?  Pues mira, dando una vuelta.
El perro se aparta refunfuñando.




 Pues poco hay que ver, el pueblo está hundido, Ya veo, ¿me podría decir donde queda el hórreo? El hombre me indica, a la entrada, donde la granja, junto a la pared de la torre, ¿La que tiene un gran agujero? Sí, esa misma? Gracias, es donde he dejado el coche. El hombre entra en la casa,  yo doy media vuelta, y el perro observa.

 




 
 


 Vuelvo a echar una mirada al campanario, éste tampoco llamará a misa.


 




 
¿Cuando echaron la última carta?
A resguardo del sol y del cierzo
Vuelvo a la entrada el pueblo y sigo las indicaciones que me dio el lugareño. Ahí, bajo un lienzo del torreón está el hórreo.



 





  
El hórreo está restaurado pero el interior vacío, le falta el piso primero, supongo que esataría hundido y al restaurarlo no lo rehicieron. Es un edificio hermoso pero si no se limpian los alrededores acabará entre la maleza. También pende la amenaza de la pared del torreón, si cae le afectará porque está practicamente debajo.
 




 
 


Erdozáin

Erdozain (El lebrel blanco)

 Dejo Erdozáin y sigo la carretera  au un par vde kilómetros aparece un caserío, no como lo conocemos al estilo vasco, no, solamente son dos o tres casas y una iglesia y al parecer está deshabitado.  Se trata de Olaberri. Y aquí la carretera se une con la  carretera nueva tras la construcción de la presa.  Unos Km más arriba  a la orilla de la carretera queda Zazpe y más arriba accediendo por una pista Gurpegui. Desde Olaberri tomo dirección Aoiz  y vuelta a casa. El viaje, inicialmente de inspección  ha dado de sí mucho más de lo esperado.
 





Olaverri

Olaverri, vista aerea
      Olaverri (el lebrel blanco)

Algún día volveremos por estas tierras y encontraremos más cosas interesantes.
Hasta la próxima
Salú pa tós

  










No hay comentarios:

Publicar un comentario