viernes, 27 de marzo de 2015

17.- Donde pastaban los dinosaurios. La Escurquilla y Valdevigas


 La Escurquilla

La Escurquilla
 
Nos quedaba pendiente ir a una aldea desconocida para nosotros hasta en el nombre.
Un día salió la conversación y consiguiente discusión, Unos me decían que en la zona de Poyales, otros que al lado de Enciso. Por tanto primer deber, buscarlo en el mapa. Suelo utilizar iberpix que es el mapa ofical del ministerio no está mal pero no está a la altura del geoportail francés. Lo digo porque a veces no está actualizado y no aparecn pistas o caminos nuevos que sabemos de su existencia por haberlos pisado ya. El mapa nos marca que está cerquita de Enciso a poco más de un par de kilómetros y que sale un camino desde aquí. Por otro lado sale un camino desde una curva en la carretera que hicieron para que pasen los camiones de la obra del embalse y decidi coger ese.


Alguien nos observa.

Pero como mi coche carece de GPS automático y como somos humanos me equivoqué de camino, seguí pista arriba y me encontré esta sorpresa. Después descubriría que ese camino lleva a una nevera en el monte.
Di la vuelta hasta el cruce y en en un recodo estaba el pueblo.


Comité de bienvenida.


Y el comité de bienvenida. Cinco hermosos animales puestos en medio del camino que  ni se inmutaban ante mi presencia. El terreno estaba muy húmedo lo que hacía conveniente el uso de un palo. Dando unos golpes en una piedra logré que me cedieran amablemente el paso aunque alguna miraba con un poco de recelo.






 El camino no necesita de muchas explicaciones,  camino de herradura con barro y piedras por todos los lados. Ideal para vacas y caballerías pero un poco incordiante porque en la piedra mojada no se asienta bien el pie.
Llegue hasta el vado de un arroyo que bajaba enn fuerte pendiente resbalando sobre la roca. Cuatro piedras eran el apoyo para no meter los pies en el agua. Seguí por lo que debió ser la calle principal hata llegar a la iglesia. El único sito plano junto con alguna era.





 Lo que se supone eran calles, mas bien huecos entre las casas para pasar de una a otra está lleno de maleza y dificulta mucho mi paso. Subo a la parte de arriba algo más despejada pero el intento de bajada fue inútil. La abundancia de zarzas me impedia el paso y opté por bajar al lado de una lastra de piedra. Imposible. Cualquier paso directo de arriba hacia abajo tenía solo dos opciones, o eres un jabalí, o vas armado de un buen machete para hacerte camino.
Como no poseo ninguna de las dos cosas sigo una senda marcada al lado de una casa que me conduce a lo que debió ser un antiguo huerto que junto a la pared tenía la tapia más baja y accesible.




 




 Y de esa forma abandoné La Escurquilla. El comité de bienvenida no esperó para despedirme y se fue ladera abajo hacia un corral donde saben de sobra que hay alimento y resguardo.
Yo también vuelvo a casa.


Si  les interesa saber la opinión y comentarios de otros les dejo unos enlaces



La escurquilla (youtube)
Iglesia de Santa Ana En la Escurquilla (Diego Marraco)
La escurquilla (Carlos Sieiro) La escurquilla (Paca Sapena)
La escurquilla (Faustino Calderón)

Valdevigas

Hoy hemos intentado ir a Valdevigas. Hemos preguntado en Enciso por la forma de llegar y nos han desaconsejado ir. Las lluvias caídas la semana pasada han dejado los senderos embarrados y no hay acceso posible en coche puesto que no hay pista de acceso.
Sintiéndolo profundamente no tengo fotos para colocar lo cual se hará en en momento que podamos acceder al lugar.

Entretanto les paso la información que ofrecía el diccionario Madoz publicado en 1850. 

 Aldea ó barrio con alcalde pedáneo dependiente de la vecindad de Enciso, con la cual forma ayuntamiento, en la provincia de Logroño, partido judicial de Arnedo.
Consta de 9 casas; una ermita en la cual celebra segunda misa el cura de Escurquilla, y cementerio,
POBLACION: 8 vecindad, 34 almas
CAP. PRODUCCIÓN PRINCIPAL: 77,800 reales
IMP.  3,890.
CONTRIBUCION:  de cuota fija 533.

Anexo 10-08-15
Al fín he encontrado una forma cómoda de acceder. Si que es posible acceder pues el GR 93 pasa por ahí. Pero debido a ciertos problemas de salud, no graves al menos de momento, me desaconsejan la realización de esfuerzos físicos prolongados y el acceso tanto desde Munilla como desde Enciso me limitan bastante en ese tema.

Buscando por los mapas y fotos aéreas he visto que hay una pista por la que se puede subir en coche hasta la parte más alta, aunque el suelo está un poco descarnado en algunos puntos pero con cuidado es accesible. Ahí se puede dejar el coche y tomar el GR 93 hacia Enciso. El sendero es eso un sendero descarnado en algunos puntos, con piedra etc pero limpio y marcado con postes. En resumen que se puede acceder a Valdevigas aprox 1,5 Km en menos de media hora cuesta abajo, luego hay que subir pero no es una pendiente excesiva. 



Hacía tiempo que deseaba acceder a este lugar. Cierto es que no esta muy lejos de lugares habitados pero llegar hasta allí no resulta cómodo, salvo que seas joven y dispongas de buenas piernas pues solo se puede acceder a pie.
Valdevigas se recuesta en una ladera al lado de la confluencia de varios arroyos que acaban en el Barranco de Bargas tributario del Cidacos un poco más abajo de Enciso. Si se sigue barranco abajo a un par de kilometros llegamos a la carretera a la altura del caserío de Bargas. Pero no hay camino, acaso una senda casi o semi abandonada o invadida por la maleza.
Estudié la posibilidad de acceder desde La Escurquilla, otra aldea de Enciso a apenas 2 Km pero ha pasado lo mismo con el camino, se lo ha ido comiendo la maleza.
Sí que podemos utilizar El GR 93, que enlaza Munilla con Enciso y que sería en sus tiempos la forma de acceder a la "civilización de entonces".
Para mi ese camino debido a mis condicones físicas resultaba un poco largo y penoso tanto si subía desde Enciso, Una subida prolongada y luego una bajada, como desde Munilla, una sunida digna del Tour de France y después una bajada, que luego habría que desandar.
Miré cien veces los mapas y vista aéreas, a veces se ve si hay algún tipo de camino o senda, y no encontraba nada.
Mas tarde recordé que en cierta ocasión subí por una pista que me dejaba en la parte de arriba del monte, que se podía subir en coche. ¿sería posible subir hasta ahí en coche y bajar por el GR hasta Valdevigas?
Sólo quedaba comprobarlo, el mapa indicaba alrededor de kilometro y medio de distancia, no es mucha distancia si el camino está limpio. Cogí el coche, el día no era muy caluroso y me acerqué hasta allí.
Al lado del puente que cruza la caretera, como a un Km aguas arriba de Munilla  antes de cruzarlo hay un camino a la izaquierda con un indicador, Camino de la Mata. Tome ese camino, con cuidado, el suelo en algún punto está un poco erosionado por las lluvias y en una subida bastante fuerte llegué hasta arriba.
Munilla

  Abajo Munilla y en la ladera opuesta San vicente de Munilla.
San Vicente de Munilla


El paisaje es seco, descarnado, salvo las choperas del fondo práticamente no se ven árboles, y los barrancos profundos. Allá por las laderas de Préjano y Peña Isasa se ve alguna mancha de pinos repoblados.
No me hizo falta buscar los indicadores del GR Allí mismo estaban, al lado de un grupo de vacas tumbadas a pleno sol.



Mientras saco los bártulos del coche, una pequeña mochila y el asustaperros, un buen palo que me sirve de mucha ayuda, las vacas, curiosas y silenciosas se han acercado y prácticamente me rodean.
Supongo que tienen asimilado la presencia de humanos con la obtención de sal u otro tipo de "golosinas".






La bajada nome resulta fácil, no es excesivamente pendiente pero es incómoda, La piedra está descarnada y al pisar incluso se deshace en pequeñas partículas. El sendero no está muy definido pero los postes me guían. La enebros dispersos entre pastizales secos y llenos de cardos dominan el paisaje.
 
Chozo
 

Paso al aldo de un chozo muy bien camuflado en el paisaje, Casi lo catalogaría como un dólmen por la inmensa losa de piedra que sirve de techo.








 





Sigo bajando hasta unos chopos, descanso un poco sentado sobre un tronco caído y siento una fresca brisa. Al lado los muros o poyos que sujetan las terrazas.
Ahora la senda se marca más y hay algo más de sombra. La vegetación aumanta un poco van apareciendo encinas sobre los bancales.



Sendero

 Lentamente vamos bajando hacia la unión de dos barrancos secos con escasa agua en las pozas talladas en la piedra, la humedad hace que los chopos crezcan en las orillas. 


La primera casa



Al dar la vuelta se ve una casa en lo alto, en un momento llego al pueblo.

Muro derrumbado

 Intento seguir el GR pero un trozo de muro se ha derumbado, vuelvo un poco atráa y atravieso por arriba lo que pudo se una era con una casa cuya fachada han invadido las hiedras, al final consigo volver al camino,



          

Una calle o lo que se supone fue una calle tira hacia arriba pero no subo, veo que hay demasiada vegetación.  

Sendero pedregoso




Sigo el camino adelante para poder tomar alguna panorámica, aquí el sendero coge pendiente y el suelo no es precisamente plano.








La calle


La casa del concejo




El camino está totalmente descarnado, hay que andar con cuidado para no tropezar y caer


















Me siento en una piedra a la sombra y pienso en como sería la vida en este lugar, ahora tan solitario, donde si una mujer iba a dar a luz pa cuando llegaba la comadrona el niño ya gateaba, los inviernos aislados por la nieve, los niños ya desde pequeños a ayudar en las faenas de la casa. La modernidad y las comodidades no llegaron aquí, aquí ni siquiera llegaban los carros.
Y tomo con tranquilida el camino de subida, me lo tomo con tranquilidad, cuando me siento un poco fatigado paro y descanso, arriba nadie me espera, ni siquiera la vacas a las que veo en otra ladera.
Vuelvo a casa, cuando escribo esto, a los tres días todavía me duelen los gemelos, es el precio pagado por  llegar a este lugar.



Valdevigas (Carlos Sieiro)
Valdevigas (Faustino Calderón)
Valdevigas (Paca Sapena)

Valdevigas (Youtube)
Valdevigas (el correo)


Hasta la próxima

Salú pa tós.










 




























No hay comentarios:

Publicar un comentario