martes, 28 de junio de 2016

60.- Las Caderechas, silencio y cerezas.


Esta vez no he divagado por senderos comarcales, me he dirigido directamente a Oña para no perder tiempo. Ya al analizar el mapa vi que había que planificar bien el recorrido pues las carreteras se entrecruzan. De entrada me dirijo a Tamayo, un pueblo que pese a la cercanía con Oña y a estar en el valle quedó despoblado allá por los años 60. Y comienza la faena principal del día. Casi a la llegada a Tamayo, a la izquierda y junto a un camino me esperan unos viejos cerezos cuajados de fruto. Los árboles, ya mayorcitos y sin cuidar crecían entre una maraña de zarzas y maleza que hacía impenetrable acceder ni siquiera al borde de la finca. Y cual Adán tentado por Eva caí en el, pecado original.


Tuve que contener mi ansiosa gula en prevención de posibles desarreglos intestinales, que estando en época de recolección la cereza,  no es cuestión de esparcir abono orgánico por doquier. Cierto es que en otros tiempos hubiera sido más depredador y me habría llevado un par de bolsicas para casa, robar pa la tripa no es pecau, nos decían de pequeños. Con el hambre que se pasaba, cuantos dolores de tripa habremos pasado por  pegarnos un hartón de rica fruta. 


A la izquierda, junto a la señal, el arbol delparaíso. Al fondo Tamayo
 
La cereza es una de las frutas más tentadoras que existen cuando está en el árbol, Ahí cogiditas en ramilletes, con la cara coloradota, está diciéndote, !a que no te comes sólo una! Y yo sinceramente entre una patata frita y una cereza, !Me quedo con la cereza! Aunque solo quede una. Si les digo secretamente mis pensamientos ocultos pienso que Eva no tentó a Adán con una manzana sino con un ramillete de cerezas.   Y seguramente que adán le reagaló alguna a Eva colocándoselas de pelendengue*

 
 
Y cierto es que no habría cogido ni una si hubiera el más mínimo símbolo de que la finca estaba atendida. Y amás, que chorra, si las ramas llegaban a la mitad del camino. Solo se que como decía un fraile, la gula es un pecado genial, pecado no se si será,  pero me supieron a manjar de obispo.



* He de advertir a mis pacientes lectores que si alguien ha tenido la idea de relacionar los pelendengues con actos lujuriosos es mejor que vaya a confesarse de pensamientos impuros. En la Rioja Baja se llaman pelendengues a los pares de cerezas unidos por el pedúnculo (entiéndase rabillo) que los mocetes o mocetas se colocan sobre las orejas a modo de pendientes. 

Una vez satisfacido y controlada emocionalmente la tentación  me dirijo a Tamayo

 Tamayo es una aldea depoblada a 2 km de Oña y de la cual depende. Llegó a tener 25 vecinos y 89 almas según un censo de 1842. desdse su inicio en ela Edad Media parece haber tenido pleitos con el Monasterio de Oña que  acusaba a la dueña de la torre  de ir contra sus privilegios de señorío.




 ...esta villa no tiene más territorio ni término que el casco del pueblo, cuyas casas están unidas y en la forma regular; y una corta porción de terreno que tendrá como media legua de levante a poniente y del norte al sur medio cuarto de legua; y uno y otro confrontan por todas partes con el término de la jurisdicción de la villa de Oña y por el cierzo con el monte comunero en el aprovechamiento de corta y pasto de esta villa y la citada de Oña con la que tiene pleyto pendiente y con el Real Monasterio ...» repuestas al catastro del Marqués de la Ensenada. 



 Actualmente se ve una casa restaurada con indicios de estar habitada.


















Hay una cosa que me llama la atención, hay casas derruídas, las calles están sin asfaltar pero observo que hay alcantarillas de saneamiento y las calles están rotuladas al parecer no hace mucho. ¿Será indicio de que se desea recuperar el pueblo?
Ojalá fuera así.










Entro en el pueblo por un camino y  doy una vuelta, el caserío es pequeño, y la mayoría de las casas tan solo conservan parte de sus fachadas en pie.





 
 





 Subo con un poco de fatiga una empinada calle hasta llegar a la entrada de la iglesia dedicada a San Miguel  Arcangel y que se encuentra totalmente vaciada. **



 


** Según indica la cartela informativa de la entrada los elementos ornamentales del interior del templo fueron trasladados a Oña.


La descivilización 
Dentro del templo se ven las huellas que van dejando ciertos individuos cual perro mea su esquina. Una verdadera lástima de gentes que por done pasan dejan huellas.




La techumbre todavía se mantiene en pie y en el suelo a los pies del altar un agujero y una especie de escalón no indican que debajo puede haber una especie de cripta.

 

Abandonamos la iglesia y voy calle abajo, el sol empieza a cascar fuerte y hay demasiada luz para sacr buenas fotos. 

 Bajo cuesta abajo y me encuentro con una casa que parece habitada, Un pastor alemán se me ccerca silencioso, ni siquiera ladra, se arrima, un poco desconfiado buscando una caricia, que le pase la mano por el lomo. con un poco de paciencia consigo retratarlo.


No podía faltar a la cita.

El chopo seco
el alto y viejo pararrayos
envara sus ramas hacia el cielo.
Su corazón podrido
aguanta vientos y aguaceros
echando brotes nuevos cada mayo.



Pues como antes decía volvimos el viernes, Mientras mi compañero entró al pueblo a hacer unas fotos llegó un señor que es oriundo del pueblo pero que vive en Barcelona. Hablando con el me enteré de que un médico residente en San Sebastián organizó una reunión de aquellos que se apellidaran Tamayo y que tuvieran antecedentes en el el pueblo, así consiguió montar una asociación que poco apoco hace alguna mejora en el pueblo. También me contó que la vida en el pueblo dependía de la agricultura, de la recogida de resina y de una serrería que hacía cajas de madera para la fruta, la llegada del petróleo y  el plastico, acabaron con la industria y el abandono del pueblo fue general. También me hablo de los jesuítas que ocupaban el monasterio de Oña y que también abandonaron por esa época debido a la falta de vocaciones. Seguimos adelante por la pista asfaltada y poco más adelante vemos la señal de un paso a nivel.


Por aquí pasaba el ferrocarril Santander - Mediterráneo que nunca llegó a construirse en su totalidad y que fue abandonado en la década de los 80 por falta de rentabilidad. También hay que decirlo, la línea no llegóa a ser terminada quedando sin hacer unos 50 km entre los túneles de La Engaña y Santander  Cuesta imaginar aquellos viejos trenes quizá serían hasta de vapor pasando por estos terrenos. Yo recuerdo que en la mili nos llevaron en tren hasta Peñahorada por esta vía, pero no recuerdo que la máquina fuera de vapor.


 
Seguimos pista arriba entre pinares y llegamos a un punto en el que hay una especie de refugio. Secadero forestal, pintado en grandes letras en la pared.



Al mirar descubrimos una pequeña ermita al fondo, así que a curiosear, Se trata de la ermita de San Vitores, venerado en la zona de Belorado, donde hubo un monasterio dedicado a su honor. Un paisano que subía andando ya al que habíamos adelantado se acerca y le preguntamos por el titular de la ermita. San Vitores nos cuenta, y nos dice que abajo hay una hermosa fuente con seis caños. Le preguntamos donde mana la fuente y nos dice que debajo pero no nos recomienda bajar al ver nuestro aspecto tan lustroso. El señor, delgado y nervudo,  nos dice que bajar está empinado pero subir puede resultar un tanto ..... ido.

    















 La mitad de la ermita está excavada directamente en una roca y si desean saber más les recomiendo vayan a este enlace
Tamayo y san Vitores (Zalez)

San Vitores (Tierras de Burgos, Montacedo)

 Pues una vez retratado el santo, estas cámaras modernas son capaces de sacarte fotos aceptables, aunque no haya luz, nos encaminamos hacia arriba, siguiendo un camino asfaltado enttre pinos retorcidos hasta llegar a Herrera.

 

 No se si alguien me lo aclarará algun día porque nos dimos cuenta al salir. El cartel de la entrada ponía Herrera de Valdivielso y el de salida Herrera de las Caderechas. No sería este el último misterio del día que ya les contaré el siguiente más adelante.


Correos




Preguntamos por la iglesia, si es aún la había, puesto que no veíamos espadaña ni torre alguna que nos diera indicios de su existencia. Nos dijeron que siguiendo la calle adelante al final sobre un altillo. Cuando la vimos quedamos altamente sorprendidos, quizá sea este de los campaniles más bajos que he encontrado en mis viajes, pues está a un lado de la iglesia y ni siquiera sobresale sobre su tejado. Los vecinos han hecho lo posible para que no se derrumbe y han instalado una cubierta con unos pilares y vigas sin recubrir, bastante creo que han hecho.





Me encantaría verlos en otoño





Como de costumbre fotos y para abajo, aquí encontramos una pareja de franceses que pasa una parte del año aquí y otra parte en Francia. De aquí pasamos a Madrid  que como veremos más adelante tienen hasta metro.






















Madrid
La entrada que hemos elegido para entrar en este valle tiene la ventaja de que subes directamente a la carretera que une las poblaciones altas y domina gran parte del valle, la otra parte, la que da más al sur, queda oculta tras unas peñas. Madrid se encuentra a unos cuatro km de Herrera y la carretera va bordeando campos de cerezos que está llegando al cénit de su madurez. Dicen que estas cerezas son de las útimas de temporada en España y eso nos mpermite disfrutar de su esplendor. 

Primero llegamos a una especie de barrio donde a la izquierda nos encontramos una ajada bandera ondeando al viento la bandera española con el toro, los bordes desgajados y los colores un tanto desvaídos. Después averiguamos que se trata del barrio de Mazuela. Aclararemos que las Caderechas se divide al menos en tres municipios y parte de otro,  Aguas Cándidas, Cantabrana y Rucandio. Terminón y  Betretrea pertenecen a Oña y desconozco si Tamayo forma o no parte de las Caderechas, se que pertenece a Oña.  Herrera, Madrid, Huespedas, Hozabejas y Ojeda tienen la sede en Rucandio, o sea la zona más alta. 
  El camino, creo que no tiene la categoría de carretera comarcal, sigue abríendose paso entre las casas que lo estrangulan varias veces, unas veces tenemos que girar a la izquierda y otras a la derecha.




Sobre nosotros a la derecha vemos una iglesia en lo alto, queremos verla pues parece arreglada y domina el valle pero no encontramos el acceso. yo ya conocía el acceso alternativo que se hace desde Madrid y desde aquí subimos por un estrecho y empinado camino. Es la segunda vezue veo que el campanario queda adosado pero más bajo que el tejado de la iglesia.


El valle desde la iglesia de  Madrid



 
Desde aquí la panorámica es excepcional y salvo que subamos a lo alto de los roquedos no encontraremos un lugar más alto y de acceso tan fácil. Aquí sopla una ligera brisa  y a la sombra se está muy bien.  Una salandreja corretea por la paredes, ella busca el sol, yo, la sombra.








Lorenzo ya va soltándonos la ración y el mediodía hace rato que ha pasado de largo. bajamos otra vez al pueblo y decidimos dar una vuelta. Aquí tres ancianos, una señora y dos señores hablan animadamente. No resulta difícil entablar conversación, hablamos de todo un poco, aquí a la sombra se está bien  y pregunto por un pasadizo entre dos calles que vi el otro día y del que no recuerdo su situación. Ah! Usted pregunta por el metro,. ¿el metro? Si, aqui le llamamos el metro, como el metro pasa bajo las casas de Madrid, pues a qui no íbamos a ser menos....  Y así descubrimos el metro y alguna casa más de Madrid.

El metro de Madrid
Aquí estarán los transformadores



El metro

El segurata


 Piensom que estos no cantarán esa copla riojana que dice  Tampoco tenemos metroo...ooo , en La Rioja no hay tranvía....aaaa...

 De aquí nos encaminamos a Huespedas a tan solo 1 km. Yo ya estuve el lunes  de ojeada.  Aquí se estaba tranquilo hasta que yo llegué, una perrita blanca salió corriendo de una casa ladrando desaforada hasta que su dueña me dijo que es que erea muy mimosa y buscaba que le arrascasen la tripita. Esta vez pasa lo mismo la perrita viene a buscar su ración de caricias. La mujer nos comenta que todavía faltará como semana o semana y media para que las cerezas estén en plena sazón y mi colega se dedica a  dar vueltas en busca de una foto memorable.


Y aquí es donde aparece el misterio. La fuente de varios caños tiene dos carteles, en un lado pone agua potable y en el otro agua sin tratar. La mujer nos saca del entuerto. Al parecer el agua de unos caños proviene de un manantial del monte  que es de donde habría traído el agua desde siempre. Pero la normativa de salud obliga a identificar si el agua de las fuentes públicas es potable o no. Al ser no potable o no tratada parece ser que alguien protestó porque el agua de la fuente no se podía beber y se procedió a  enganchar dos caños al agua de suministro del pueblo ya tratada. Ese es todo el misterio.





¿ El "metro" de Huéspeda ?












Cereza y manzana reineta

 






















Ya va calentando y siendo hora de la manduca. Aunque segimospor la tarde un poco más en sentido exploratorio vemos que Las Caderechas dan bastante más de sí de lo que pensábamos, de modo que volveremos otro día a ver los pueblos que faltan haciendo rutas nuevas. Pensamos que si es bueno y saludable quedarse con un poc de ganilla después de comer, también es bueno dejar de ver alguna cosa y tener excusa para hacer otra visita.
 Aquí lñes dejo algunos enlaces para que disfruten.

 Información general (página oficial)
Los cerezos en flor Zalez.
Madrid de las caderechas (Tierras de Burgos)
 El Viaje de Sofi
Cerezas en Caderechas
Tierras de Burgos Las Caderechas (Montacedo)


Hasta la próxima.
Salú pa tós  


No hay comentarios:

Publicar un comentario