miércoles, 20 de abril de 2016

56.- Entre el Ebro y la Bureba. Pancorbo, la puerta de Castilla.

Zona norte del desfiladero, a la salida Ameyugo, al fondo Miranda de Ebro

Hoy nos toca ir a Castilla. Cuando estuvimos por Santa Gadea los días eran bastante cortos y a Pancorbo solo le pudimos echar un vistazo así que volvimos otra vez. Vimos que merecía la pena verlo con más detalle. Pancorbo es uno de esos lugares por los que se pasa de largo sin entretenerse, y sin embargo este pueblo era el guardián de Castilla, paso clave en las comunicaciones entre la meseta y la zona del País Vasco y Francia.

Vista hacia la Bureba
 Un  pequeño y estrecho río atraviesa un desfiladero impresionante. Por el angosto pasillo, a distintas alturas y utilizando túneles cuando no hay más sitio, pasan, el río, la autopista, la carretera nacional, las vías del tren y se prevé que también las vías del AVE. Y el pueblo, por supuesto, entre el río y los acantilados, donde las murallas y fortaleza se hacían una con la roca. 
Por aquí trazaron los romanos una calzada llamada "ab Astúrica Burdigalam" de Astorga a Burdeos"  que posteriormente sería utilizada por el ramal del Camino de Santiago de Irún a Burgos. 


El desfiladero

El desfiladero.

El antiguo puente romano

Vista de Pancorbo hacia la Bureba

El paso delas Termópilas

El paso de las Termópilas

* las 6 fotos de esta galería están tomadas de la red, no son mías.  Pero son tan espectaculares........ 


Recientes excavaciones hallaron restos de un poblado anterior al sur del emplazamiento actual.


En primer lugar mi compañero me indica que le gustaría ver el monumento al pastor que está a cinco o seis km de Pancorbo en dirección Miranda. Tengan ustedes ben cuenta que nostros accedemos directamente a Pancorbo desde Logroño por la N-232. Llegamos, pero como no suelo pasar por esa carretera veo que es difícilisimo y peligroso intentar un cambio de sentido en la N-1. El monumento al pastor nos queda a la izquierda de la carretera. El tráfico es muy intenso así que nos dirigimos hasta el primer cruce para poder dar la vuelta con seguridad. Aquí encontramos un pequeño pueblo llamado Ameyugo.  Hoy el bar está cerrado así que el café habrá de esperar y el desalojo de líquidos se produce al aire libre.
Y como ya he puesto todo lo de Ameyugo en la otra entrada pues continuaremos en Pancorbo. He dividido el viaje en dos entradas porque había mucho material y luego me lío con las fotos. 


En primer lugar tratamos de llegar al castillo de  Santa Engracia. Sopla un viento un aire que pela, amenaza lluvia y además llegamos a un punto en el que el camino estaba tan malo que el coche no podía subir más y tuvimos que dar la vuelta. Volveremos más adelante aunque habrá que subir el último tramo a pie.
Los restos de esta fortaleza que dominaba el paso y que queda bastante alta sobre el valle, fue mandada construir por Carlos IV en 1794 para no dejar pasar a las tropas de los franceses. España había declarado la guerra a ese país tras la revolución y se temía una posible invasión.  Más tarde llegaron las tropas de Napoleón que la ocuparon y reforzaron pero más tarde  los cien mil hijos franceses de San Luis, con el duque de Angulema al frente destruyeron todo, y para rematar la faena pasaron por aquí tropas carlistas Y ya no quedó piedra sobre piedra.  

Pero esta no es la única fortaleza. Antes que esta fortaleza había varios puntos defensivos y de observación en la parte más estrecha del desfiladero, y al otro lado del río, encima del llamado paso de las Termóplilas donde solo caben la carretera y el río y el tren lo atraviesa de lado a lado mediante un puente y un túnel.  Al lado del pueblo un castillo llamado de Santa Marta, de origen medieval, que también fue destruído por los carlistas. Y la presencia de varios castros prehistóricos ratifica la importancia de este lugar a  caballo entre la llanada Alavesa, el río Ebro y las tierras burebanas.

Fracasado nuestro intento de subir a Santa Engracia bajamos al pueblo a cubrir nuestras necesidades culinarias, un restaurante de la carretera nos viene de perlas. Después para bajar la comida una vuelta por el pueblo. eso de bajar la comida es un poco eufemístico pues pertenecer a la década prodigiosa implica moderarse un poco con la comida y esta suele ser más bien frugal.
Entramos por la parte sur seguimos la Calle Real, lo que equivaldría en sus tiempos a la calle Mayor o calle principal.  


Seguimos la calle con sus antiguos soportales que quedan mas bajos que la calle.


A nuestra izquierda queda la peña donde se asentaba el castillo de Santa Marta. Si nos fijamos bien tiene la forma de la cabeza de un elefante.

Añadir leyenda
Quizá se aprecie mejor aquí

 Y seguimos por la calle de arriba hasta llegar a una puerta donde quedan restos de la muralla




 Fuerte de Santa Engracia
Rutas con historia













Añadir leyenda










Románico burebano (Zalez)
 Pancorbo (Historia del condado de Castilla) 


Hasta la próxima
Salú pa tós




No hay comentarios:

Publicar un comentario