domingo, 6 de diciembre de 2015

51.- La procesión del humo Arnedillo.



Dicen las historias que allá por el año mil ochocientos y no se cuantos la población de Arnedillo sufrió una epidemia de viruela que causó gran motandad. En aquella época la enfermedad hacía estragos entre la población dejando graves secuelas. Ante tal epidemia los arnedillanos decidieron además de realizar rogativas quemar romero y otras hierbas aromáticas para ahuyentar la enfermedad. Pero además colocaron velas en las siete ermitas del municipio considerando que nombrarían patrón protector a aquél que más le durase la vela, dicho deotra manera al que se le apagara la vela el último.
El santo afortunado fue San Andrés.
San Andrés tiene la ermita al otro lado del río un poco más arriba del cementerio y desde ahí vigila y protege al pueblo asentado en el carasol.

Los arnedillanos en agradecimiento sacan al santo en procesión el último domingo de noviembre por unas calles muy estrechas donde a la puerta de muchas casas se encienden hogueras de romero, enebro (grojo) y tomillo humedecidos para que no ardan y produzcan mucho humo. A veces el humo es tan espeso que pienso que de poder hablar el santo protestaría. Una vez terminada la procesión se celebra la misa y a la salida se ofrecen ramitos de romero bendecidos para llevar a casa. Supongo que a cambio de un pequeño óbolo o donativo.

Añadir leyenda



 


Añadir leyenda


 



Aquí alguno tuvo la "santa intención" de proteger a los que estaban en misa y los ahumó. Y de que forma.


Lo mejor de la jornada


 Y como estuve sacando las fotos desde fuera del pueblo me perdí la procesión, no se puede estar en misa y repicando, dicen por aquí. Pero no se preocupen, les enlazo a las fotos que publicó el diario La Rioja.

 Reportaje de La Rioja

Rioja turismo
Y ya sabéis hasta la próxima
Salú pa tós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario