sábado, 3 de octubre de 2015

43.- Por tierras de vino 2 Briones





Del monasterio a Briones son cuatro pasos, nada, en cinco minutos nos presentamos ahí, subimos a la parte alta y aparcamos. Nos dirigimos a la plaza y echamos otro cafelito. Por estos pueblos en alto el viento sopla por cualquier lado. Así que tomado el cafelito y compensado los líquidos nos dirigimos a la Iglesia, que vemos que está abierta. No siempre tenemos estas oportunidades y yo se que merece la pena entrar. Fuera en la plaza cientos de banderines indican que han sido fiestas. En casa me entero que realmente estábamos de vísperas.
Al igual que San Asensio, Haro, San Vicente de la Sonsierra, Laguardia y otras poblaciones de esta zona tuvieron una época de esplendor allá por el siglo XVIII. Eran tierras productivas arrancadas a los bosques en las que se criaba bien la vid. Nobles e hijosdalgo plantaron aquí sus correspondientes casas con flamantes escudos.


La torre desde la muralla


Y también eran tiempos en que la religíón, católica por supuesto y la limpieza de sangre eran cosas incuestionables, lo que decía la religión iba a misa, y los poderosos lo defendían. Y qué menos que alzar una esbelta torre barroca y adornar con baño de oro todo lo que se ponía a mano como símbolo de riqueza.




El órgano barroco



Tuve la suerte de ver funcionanado  de cerca y escuchar una composición hace unos años. Fue un momento impresionante en un día de fiesta medieval que celebran a mediados del mes de Junio





Nave lateral.








Dejamos atrás el coro y sus sillerías para acercarnos al retablo mayor













Enormes columnas sujetan la bóveda sacando sus nervios como una palmera










Retablo mayor
Santiago




















Cantoral




Despues dimos una vuelta por el pueblo y las murallas. Briones se alza sobre una colina que por su parte norte cae casi en vertical sobre el río Ebro. Desde este punto se tiene una vista panorámica de las tierras de la Rioja Alavesa, entonces posesión de los monarcas navarros. Enfrente a unos 3 Km el castillo de San Vicente de la Sonsierra, el territorio bajo la sierra de Cantabria, dominaba el paso del puente. Más al oeste Labastida y Briñas controlaban el paso de las Conchas de Haro y hacia el este el castillo de Davalillo al mismo lado del río y mas al fondo también al este  Laguardia. Estos territorios formaban el grueso de los territorios del principado de Viana que mas tarde pasarían a manos castellanas.


Fortaleza de San vicente de la Sonsierra
Labastida

Era pues, Briones una fortaleza clave en el control de ese territorio y al parecer ya los romanos se pasearon por aquí. Después llegaron los musulmanes y ocuparon una parte de esta tierra. El Ebro servía de barrera y se pugnaba por el control del terreno. Mas de doscientos años duraron las peleas hasta que Ordoño II de León y Sancho Garcés de Navarra los echaron de aquí y se inició una repoblacíon con gente vascona. Pero las peleas continuaron. Ya no eran entre moros y cristianos sino entre condes de Castilla y reyes navarros. Navarra ocupó esta zona y la de Nájera y había que vigilar hacia el otro lado, hacia San Asensio y Haro, hacia el interior de Castilla.
Pero se le da la vuelta a la tortilla otra vez. Muere depeñado el monarca navarro Sancho "el de Peñalén " en las cercanías de Peralta en Navarra y Alfonso VI de Castilla  vuelve a ocupar el territorio entre los montes de Oca y el Ebro. Otra vez a mirar cara al Norte. En esta época se supone que se erigió el actual castillo y las murallas por los condes de Haro señores del lugar.
Luego llegaron los fueros para Briones y sus pedanías de Ollauri, Rodezno y Gimileo y nuevos tiempos tormentosos para la villa. Hasta que se firmó la paz el 31 de marzo de 1379. Total que entre pitos y flautas por enlaces familiares la villa pertenecía  tan pronto al rey de Aragón como del de Navarra.

Fortaleza de Davalillo


 La villa fue vendida y al intentar recomprarla, el nuevo propietario se negó. Asedio y guerra y pasa a manos del rey de Castilla Enrique IV quien se la entrega al Maestre Don Pedro de Girón en recompensa por los servicios prestados. Sin salir de la Edad Media y la de leña que se han dao.







Palacio de Quincoces
Ayuntamiento (palacio del Marqués de San Nicolás
Casona de la plaza

Todavía seguirían los conflictos por la propiedad hasta que Juan Tellez Girón conde de Ureña puso 150.000 maravedíes sobre la mesa. La otra familia renunciaba a sus derechos.  Esta familia poseyó además otros títulos nobiliarios como el de Duque de Osuna . Hubo relativa calma hasta el siglo XIX cuando el último señor de Briones,  Mariano Téllez-Girón y Beaufort, XI Duque de Osuna, X Marqués de Peñafiel y XV Conde de Ureña, disfrutó del señorío hasta el año 1837, en ese año el Tribunal de Justicia confirmó la sentencia dada en 1818 sobre la incorporación de Briones a la Corona.

LLegado el renacimiento y una cierta estabilidad política la nobleza local edifica casonas o palacios como el del Marqués de San Nicolás, los Quincoces o Gadea llegando a su máxima prosperidad  durante el siglo XVIII.
Y como las tropas de Napoleón, seguramente con algún arrimado local, allá por donde pasaban se llevaban todo lo que podían transportar está claro que Briones no iba a ser una excepción. Y se llevaron toda clase de alhajas y víveres para sus tropas dejando la economía p´al arrastre.




Y por si eso pareciera poco, como de costumbre, carlistas y liberales parece ser que se aburrían y se divertían disparándose unos a otros. En fin, el uno por el otro el caso es no estarse quieto.







 



 Y seguimos dando la vuelta al pueblo por las cercas o zonas donde estaban los muros. Casas asentadas directamente sobre la roca, paños de muralla, antiguas puertas y restos del torreón. restos del  pasado de un pueblo de frontera.





Luego iremos al monasterio de la Estrella en San Asensio donde nos espera un habitante del lugar que nos hará de guía.
Pero antes......
Hay que alimentar el cuerpo en espera de alimentar el espíritu.
Salú pa tós.
Hasta pronto.

 Historia de Briones

Briones (Ayto Briones)


No hay comentarios:

Publicar un comentario