viernes, 2 de octubre de 2015

42.- Por tierras de vino, San Asensio


San Asensio
Hoy nos vamos a acercar a la Rioja Alta. Sintiéndo aún los coletazos de la ciclogénesis, palabreja que se ha puesto de moda, tomamos rumbo a San Asensio. Las mañanas ya van estando frescas y se nota el cierzo un tanto molesto. Como a veces suelo decir que los del pueblo de más arriba no han cerrao las ventanas, ni las puertas. Cada vuelta de esquina se hace notar. Ya se ven los primeros tractores que van a la vendimia después de la escabechina de hace quince días. Hemos visto las viñas peladas como si fuera pleno invierno. Cosas de la naturaleza.
Laguardia, Sierras de Cantabria y Codés





 Está San Asensio recostado en una ladera que domina todo el paisaje de la Rioja Alavesa  y parte de Navarra.











Esta fue tierra de frontera entre Navarra y Castilla perteneciendo alternativamente a unos u otros hasta que se consolidó la propiedad del territorio.

Dicen los papeles antiguos que San Asensio fue donado al monasterio de Santa María la Real de Nájera
a mediados del siglo XI y que los pobladores de Davalilllo se trasladan aquí a finales del mismo siglo. Al parecer no todos.


Del antiguo poblado de Davalillo, tan solo queda la ermita y los muros del castillo. Su  fundación parece tener origen en el hecho de un noble de la familia de Avalos, población cercana situada al otro lado del Ebro, que se pasó al servicio  de Alfonso VI, Rey de Castilla cuando la parte derecha del Ebro pasó a sus manos.  Este noble nombró al término con el diminutivo de su apellido. Aquí se erigió un castillo sobre un alto a la orilla del Ebro desde el que se domina todo el territorio. Más tarde pasó a manos de la famila Manrique de Lara, posteriormente Duques de Najéra y condes de Treviño entre otros títulos.

LLegamos a San Asensio e hicimos la primera labor del día, de sobra saben como, tomar café y purgar fluidos. Una vez reconfortado el cuerpo cuando salimos a la calle oímos las campanas, que por cierto alguna de ellas parecía no tener el sonido bien afinado. Quió! Ya será más que te estarás volviendo teniente.

Iglesia de San Asensio
retablo mayor




















El tañido de las campanas nos pone sobre aviso, la iglesia estará abierta y podremos ver el interior y tal como suponíamospudimos entrar.



 










La  monumental iglesia refleja la pujanza econóomica de esta zona en el siglo XVIII.  Retablos dorados y barrocos, abundancia de imaginería y capillas.






Salimos de la iglesia y fuimos callejeando entre casas de pudientes y sus blasones barrocos.














AÑO de 1692 es el año de costrucción de esta casa






















Nos dicen que este blasón es el más antiguo del pueblo. En la parte inferior se puede leer tallado al revés AVA LOS. El emblema de la torre se ve en bastantes de esos blasones. Probalemente esta familia sería la más importante de la población.




Podemos verlo a la izquerda en el cuartel superior de este blasón donde en la franja central  reza CADIÑANOS MENA SALAZAR










Vista. La sierra de Cantabria al fondo
Calle



Historia de Valpierre (Isabel Martinez Navas)

San Asensio
Castillo de Davalillo (castillos en la rioja)

 De aquí pasamos a visitar el monasterio de la Estrella, tras pasear un poco por los alrededores nos dirigimos a la portería. Allí un señor ya anciano nos atiende y por la hora que es, son las doce y media  nos comenta si podríamos venir por la tarde. Accedemos a su petición y concertamos cita para las cuatro.
Bueno. ¿Qué hacemos? Pues como de costumbre, cambiar el orden del día. Nos dirigiremos primero a Briones y después al monasterio. Del monasterio a Briones son cuatro pasos, nada, en cinco minutos nos presenetamos ahí, subimos a la parte alta y aparcamos.

Nos vamos pal Monasterio de la Estrella
Salú pa tós. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario