sábado, 22 de agosto de 2015

35.- Por el Camero Viejo II Santa María, Montalvo, Torre y Luezas.





Santa María en Cameros

Volvemos al Camero Viejo. Como aquel día de la nevada no pudimos acceder a Torre en Cameros fuimos postergando la visita y vamos ahora en verano. Objetivo, cuatro pueblos que están situados a media ladera del cordal montañoso entre el Leza y el Iregua en la vertiente del río Leza. Serían cinco si incluimos a Muro donde ya estuvimos anteriormente. Situadas a una altitud entre mil y mil doscientos metros sufren un clima riguroso en invierno y salvo Muro y Torre llegaron a estar abandonados. Ásperas y áridas laderas y en casos profundas hondonadas dominan el paisaje más abierto al carasol. En las umbrías más altas, pinos de repoblación, robles rebollos y algún hayedo aislado dan un toque de frescor al paisaje.
Justo antes de llegar a San Román de Cameros desde Soto tomamos un camino a la derecha y subimos por la pista de tierra siguiendo el curso de un barranco. Dejamos el coche junto a un paso canadiense pues una señal indica la prohibición de paso de vehículos a motor no autorizados. Armados con el espantaperros y la pequeña mochila emprendemos la subida. al poco una pista a la derecha que ignoramos.

 

Debíamos haber subido por esta ladera
 








Vemos un campanario de iglesia en lo alto de un cerro  y le digo a mi compañero, "mira ahí tenemos Montalvo" bastante más cerca de lo que pensábamos.
 





Pero seguíamos subiendo y no se atisbaba nigún acceso ni siquiera senda que nos llevara desde la pista al pueblo. Es más conforme subíamos más nos alejábamos.Optamos por tomar una especie de camino que nos llevaba al otro lado del arroyo y en la base del cerro. Tomamos lo que parecía una senda y aquello cada vez estaba más enzarzado. Al final yo fatigado opté por para un rato mientras mi compañero ojeaba el camino. Siguiendo las sendas de las vacas halló un acceso. La realidad es que estabamos tan solo a 100 metros del pueblo.

Las vacas van a misa






 
Allá encontró a las vacas buscando la sombra en lo que queda de la iglesia.  Hizo la toma de fotos y volvió atrás.







La yegua también

 

















Santa María en 1995 Cedida J A P
SantaMaria en 1995 cedida J A P

Una pena que la maleza vaya comíéndose el pasado de la sierra. Bajamos de nuevo al camino y mientras comentabamos si el otro camino llevaba a Santa María vimos que subían dos mujeres andando. Les preguntamos y para sorpresa nuestra era el lugar donde habíamos estado. Montalvo quedaba por el otro camino a unos tres km. Cosas de la memoria, yo había metido la pata al situar los pueblos. Las señoras nos indicaron que se subía por el frente, desde donde se juntan los ríos. Luego a la bajada vimos los machones de los dos puientes que cruzaban al otro lado del arroyo.
Como el sol iba calentando optamos por dejarlo para otro día mejor en otoño por la calor pues no podíamos pasar el coche de donde lo teníamos aparcado.
 Opción, tomar una cañita y comer en Terroba. Un menú ligero, bien de precio y a gusto. Cafelito y otra vez al campo.


Descartado subir a Montalvo vamos a Torre, a 6 Km de Muro. En su día intentamos llegar pero las placas de hielo nos lo impidieron así que hoy que no hay dificultad  subimos. El contraste entre la carretera que sube desde Jalón a Muro con los pastos resecos y las laderas pobladas de melojos y alguna haya es enorme. Las laderas orientadas al norte reciben más agua y evaporan menos. Una manada de cabritos en la carretera se asusta, trepan por las laderas y saltan las vallas de la carretera con toda naturalidad.

Y llegamos a Torre

Torre en Cameros



Foto de 1995  Cedida (J.A.P)


Lo primero que notamos es que la iglesia está restaurada, el tejado nuevo y la torre recompuesta. Unos jóvenes que hemos visto de lejos forman un poco de algarabía, no les vemos pero les oimos. Damos un pequeño paseo por el lugar y econtramos casas arregladas: Aquí viven unas 12 personas principalmente de la ganadería.
 
Abejas en el alero
 Llegamos a la iglesia y dejamos el coche a la sombra. Sobre nosotros se oye un zumbido constante dzzuuuz dzzuuuuuu. Son un par de enjambres de abejas que al parecer han encontrado hueco entre el alero y el tejado. Después me contará mi compañero que hay otro mucho mayor en otro lado. Intentamos ver la portada pero las verjas están cerradas con candado.

Vista desde la plaza



Salimos a una placita soleada con una fuente. El agua al estar sin correr se ha calentado, luego beberemos agua fresca de la que llevamos. mejor un par de cervecitas con limón que llevamos en la nevera. Desde aquí la vista del Camero viejo con el Monte Real al fondo es impresionante.


                                                                                                                                                                         
Callejeamos un poquito, vemos que hay alguna casa nueva o reformada

Vista 1

   
Vista 2
Vista 3
Vista 4
Vista 5


Y volvemos a

coger el coche para ir a  Luezas de Cameros.


Muchas veces había oído hablas de este pueblo y nos quedaba pendiente la visita. A Luezas se accede  desde la carretera entre Soto y Terroba a la altura de la presa nueva.

Soto en Cameros

Una empinada carretera nos lleva al pueblo en 7 km.  Mientras subimos vemos abajo Soto y el cañon del Leza y y en lo alto Trevijano.


Soto y el cañon del Leza




Trevijano











Bienvenidos




Poco antes de llegar nos dan la bienvenida, han sido fiestas la semana pasada.
Ignoro si llegó a estar totalmente deshabitado, creo que sí y tengo entendido que llegó ser de propiedad del antiguo ICONA. Ahora exactamente desconozco su situación administrativa, creo que depende de Soto y su número de habitantes no lo se exactamente.  Cuando llegamos vimos el estado en que llegó a quedar el pueblo en el  la iglesia
Iglesia detalle
Campanil















Aspecto parcial del pueblo

Plaza e iglesia












 
 
Imagenes del interior de la iglesia en 1995 y en la catualidad cerrada  Cedidas por JAP
 
Como de costumbre una vuelta al pueblo, y como ya se va haciendo tarde pa casa.
Hasta la próxima.
Salú pa tós.






   

No hay comentarios:

Publicar un comentario