martes, 28 de julio de 2015

32.- Un pueblo fantasma, Turruncún


Turruncún


Cuando nos dirigimos desde Arnedo hacia los valles del Alhama y Linares  encontramos al lado de la cuesta un pueblo totalmente abandonado. Cuesta creer que a tan solo 8 Km de Arnedo, ciudad industrial se pueda encontrar este lugar pegado a la carretera.

Totalmente deshabitado y prácticamente inaccesible sus calles están cubiertas de una maleza espesa que no aconseja adentrarse mucho. Las calles de tierra o piedra eran estrechas y empinadas y aptas tan solo para caballerías.

Acostado en la ladera de las estribaciones de Peña Isasa  "la que todos la ven y ninguno la pasa", buscando el carasol Turruncún tuvo una época de apogeo cuando allá por el siglo XIX alguien descubrió que había carbon en el subsuelo. Hubo varias minas de carbón en esa zona, en Préjano las principales se explotaron hasta finales de los sesenta, y en Villarroya. El carbón entonces tenía bastante uso, tanto para la industria textil de la zona, la obtención de cal, que era el cemento de aquellos tiempos, y como combustible en ferrerías como sustituto del carbón vegtal en todos los casos. Por aquellos tiempos Turruncún tendría unos 300 habitantes.
Pero llegó el progreso y el que es más barato vende más. Para sacar el carbón y la caliza de Préjano y de Arnedillo se construyó un ferrocarril, pero cuando se descubrió mineral de hierro alguno fabuló con la idea de poner altos hornos en el Cidacos y si le dejan hasta le quita el puerto a Bilbao. Y claro eso perjudicó enormemente a Turruncún y a Villarroya que tenían que bajar el carbón a lomo de caballerías.
Además el ferrocarril  hizo que industrias textiles de Munilla, Enciso e incluso de Cervera se trasladasen al pie de la vía férrea para tener más facilidades de salida y entrada de mercancías. La minería de hierro no prosperó y para más inri en los años cincuenta el gobierno prohibió el pastoreo de cabras por estos montes para facilitar las repoblaciones de pinos de estas tierras. Por esa época se construyó la escuela que no llegó ni a funcionar.
 Las calles de Turruncún son como en otros muchos pueblos que han quedado abandonados, muy estrechas, empinadas y su suelo a veces la roca viva. En otros pueblos como Torremuña se abandonó el pueblo viejo y se hicieron casas nuevas más caccesibles cerca del pueblo, pero Turruncún no gozó de esa suerte.
En 1981 se estudió la posibilidad de reabrir las minas pero parece ser que los estudios no dieron los resultados esperados.


Vista del pueblo




Bodegas



El ültimo intento
La escuela
Administrativamente Turruncún pertenece a Arnedo Y salvo la zona de arriba donde hay unos merenderos, una fuente y una balsa para coger agua en caso de incendio está totalmente abandonado.



Pueblos sin vida (Turruncún)
Bodegas Turruncún (Diego Marraco)
turruncun en su agonía

Hasta pronto.
Salú pa tós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario