martes, 7 de abril de 2015

20.- Donde pastaban los dinosaurios Poyales y Navalsaz












Navalsaz
Poyales

 

Después de visitar el Villar seguimos barranco arriba para llegar a 

Poyales

Ermita del Cristo


Un par de kilómetros barranco arriba encontramos un cruce. A la izquierda de la carretera vemos como una casa en ruinas y unas mesas de merendero. Es la ermita del Cristo, o más bien lo poco que queda de ella, solo las cuatro paredes y los arcos del pórtico.
Tomando el cruce hacia la derecha  subiendo una cuesta nos encontramos con el pueblo. Estuvo deshabitado hasta que se instaló la primera casa rural. después se instalaron dos más. Y la pequeña aldea recuperó la vida


Dejamos el coche a la entradar decididos a perdernos entre las cuatro callejuelas, la iglesia, la plaza....
 
Casa restaurada en Poyales


Un vecino se afana en tareas de reparaciones, eso del bricolage me suena a gabacho y esos por aquí me parece que ni de paso..... si es que alguna vez llegaron a estar. Bueno... alguno en son paz habrá pasado por aquí. Y supongo que si viene alguno será bien recibido.





Diez vecinos son su población y tres casas rurales y la ganadería su actividad. la tierras ásperas,las fuertes pendientes muy erosionadas dan poco más de sí. En las zonas más altas y favorables crecen pinos de repoblación y resistentes encinas desafían al frío, calor y otros rigores del clima.

La iglesia



El cerdito


 Mientras observamos al vecino aparece  a darnos la bienvenida este simpático cerdito, creo que de raza vietnamita o parecido. En un principio nos dio la impresión de que la cerda estaba ya avanzada de gestación, en riojano de preñez avanzada pero me dijeron que no que es que son así. Simpática se nos acerca, pero no mucho, como a ver si cae..... algo.





Y para completar la escena aparece un vendedor.. de fruta. Un suministrador local que provee de fruta a vecinos y casas rurales. En este caso según dice de sus huertas. Hermosas manzanas que nos invita a comprar pero que le decimos que sintiéndolo mucho estamos bien abastecidos.



 Para conocerlo mejor
 Ermita del Cristo del Valle (Diego Marraco)
Poyales (Carlos Sieiro)
Y seguimos barranco arriba hasta llegar a Navalsaz.


Navalsaz







 

Lo primero que vemos de Navalsaz nos da la impresión de una fortaleza, una torre sobre un promontorio nos dice que la población está ahí. Pero no, este templo, afinémonos, lo que queda del templo, con sus cipreses al lado está todavía un poco apartado del poblado principal. 
Iglesia de Santiago (Diego Marraco)









 Hay que seguir un poco más arriba y entrar por la parte opuesta. Aquí encontramos el lavadero restaurado.









 Y su correspondiente fuente y abrevadero.








Nos enfilamos hacia la plaza mayor donde un gruypo de niñas juega...













Y un tal Luisito II debió ser el fabricante del reloj.



Después de callejear y caminar un poco por el GR







Web Amigos de Navalsaz
Volvemos a la comodidad de nuestro hogar.
Hasta la próxima
Salú pa tós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario