miércoles, 18 de marzo de 2015

16.-Arnedillo y Herce


Campo de vides y almendros
 
Después de ver la floración de los almendros decidimos hacer una ruta por la zona Tudelilla-Bergasa-Arnedo. El día se presentaba bueno pero nos dimos cuenta que la luminosidad del día, una especie de calima no resultaba buena para hacer las fotos. Sin conformarnos con observar tan solo el paisaje hicimos un ligero cambio de planes. Visitaríamos algunos lugares y esperaríamos a la tarde para hacer las fotos. Siempre he sentido esa cálida luminosidad que proporcionan las paredes rojizas de la margen derecha del Cidacos.
Puestos ya en faena nos dirigimos a Arnedillo. Arnedillo está situado en una ladera al interior de un profundo valle labrado en la roca por el Río Cidacos.


La garganta de Arnedillo

Río abajo el valle se muestra algo más abierto pero el cauce forma un estrecho paso entre dos paredones rocosos salvados por un alto puente de un solo ojo.






El túnel del ferrocarril



  La estrechez del paso es tal que la carretera pasa por un pequeño túnel y el antiguo trenillo atravesaba el pueblo por debajo por un túnel de más de 600 metros de longitud.




Tras bajar por un laberinto de calles estrechas llegamos a la plaza del Ayuntamiento donde dejamos el coche.  A un lado el ayuntamiento, al otro costado la iglesia. Tañe la campana con un sonido grave.  Ton.nnn.........Vimos que la puerta de la iglesia estaba abierta  y entramos.
Interior de la Iglesia
Órgano
 




























El interior de la iglesia es sobrecogedor, no se espera esto al ver el exterior sencillo, de piedra.
Nos dirigimos seguidamente por la orilla del río al desfiladero. Un grupo de mujeres da su paseo matutino. El río lo atraviesan el puente viejo y el puente del tren, metálico que por un lado se dirige a Arnedo y Calahorra y por el otro al interior de un túnel. Por aquí subían al balneario y por el otro lado se bajaba el carbón de Préjano y piedra caliza desde aquí. Y al otro lado del río la torre de defensa, resto de lo que fue un castillo o palacio donde subía a veranear algún que otro obispo de Calahorra. Y un poco más arriba la ermita de San Andrés y San Blas.  

A la llegada del invierno en el último domingo de noviembre se celebra la fiesta de San Andrés. Con una procesión en la que se saca al santo, en un recorrido por las empinadas y estrechas calles en las que se quema grojo (enebro) y romero y otros arbustos como aulagas humedecidos con agua, que generan muchismo humo, que se inhala al pasar la procesión. La tradición afirma que si pasas por el humo ya no te entra en todo el invierno ni gripes ni catarros.

En 1888 el pueblo se contagió de viruela negra con mucha mortandad. Los habitantes imploraron ayuda divina para aquello que la ciencia no tenía remedios ni comocía bien su origen.
Colocaron una vela negra a cada uno de los siete Santos protectores que tenían en las ermitas con el propósito de sacar en procesión al que estuviese junto a la última vela en apagarse. Fue San Andrés al que ahora sacan en procesiión.

La procesión del humo

Como es Marzo y la procesión del humo queda muy lejos aproveché para fotografíar esta preciosa foto que vimos colgada en el restaurante donde comimos. Espero que al autor, a quien agradezco su buen arte fotográfico, no le importe que la incluya aquí.



Lo podemos ver en este video.
Procesión del humo

Las siete ermitas. 

Arnedillo tiene a su alrededor siete ermitas de distinta antiguedad y características arquitectónicas guardando en su interior retablos e imágenes de los santos patronos. Como en otros lugares se supone que son los restos que han sobrevivido al despoblamiento de aldeas o anexos de la población principal, en este caso Arnedillo. Algunas fueron reconstruidas.

De forma sucinta o breve las ermitas son:
San Tirso, la más antigua data del Siglo IX y está excavada en una roca.
Peñalba del siglo X de estilo mozárabe.
Virgen de la Torre del siglo XVI rehecha en ladrillo.
San Andrés y San Blas del siglo XVIII
San Miguel reconstruida sobre una anterior del siglo XVI
Santiago construcción moderna que sustituye a otra anterior.
San Zoilo es utilizada como capilla del balneario.

Existe un sendero de recorrido circular que partiendo de San Zoilo pasa por las siete ermitas.

Ruta de las siete ermitas

Arnedillo (La rioja.org)

Arnedillo, famoso por sus aguas termales tiene mucho más que ver pero vamos a dejar algo p´autro día y nos dirigimos río arriba. Nuestro destino Peroblasco.








Nos despiden un perro con ganas de bronca tras una verja  y este lindo gatito soñoliento tomando el sol.







HERCE






 

Después de estar en Peroblasco y San Vicente nos encaminamos de vuelta para ver los almendros y decidimos que el castillo de Herce podría ser un mirador magnífico sobre el Cidacos. Su situación sobre un alto cortado a pico sobre el valle le da una perspectiva inmejorable. Siguiendo las indicaciones atravesamos el pueblo y subimos por una pista, al principio encementada a través de un barranco, después por un camino estrecho de tierra que mostraba los efectos de las últimas lluvias subimos hasta el aparcamiento. Después unos 200 metros más de subida a pie hasta la ermita.

La fortaleza y la ermita




La vistas son espectaculares. Hasta se veían a lo lejos las cumbres nevadas de los Pirineos y los montes cercanos a Pamplona. Entremedio la zona media y la ribera del Ebro.



La Vega del Cidacos






Debajo a nuestros pies el Cidacos discurre a través de los cascajos. Y en las terrazas miles de almendros en flor, ya eclipsada su blancura por la aparición de las primeras hojas.









Y si la subida fue cojonuda la bajada fue acojonante. A la fuerte pendiente y estrechez de la carretera había que sumar la inclinación y lo cerrado de algunas curvas. Bajando despacito llegamos a la zona de las bodegas. La consistencia arenosa de esta roca da mucha facilidad a la formación de cuevas o bodegas antaño utilizadas incluso como corrales y palomares.

Bodega
Herce

Ya en el pueblo pudimos observar la casona del barrio de los buenos, nos tendremos que esterar de qué va esto, junto a la iglesia que fue restaurada tras hundirse el tejado hace muchos años.



Casa solariega en el barrio de los Buenos


Y después de entablar conversación con alguno de los abueletes, que casi siempre muestran su voluntad a hablar con el forastero y comentarnos alguna cosa más del pueblo se fue haciendo hora de marchar..
Palacio del Barrio de los Buenos Herce ( D. Marraco)
Información Herce
Castillo de Herce (valvanera.org)

Hasta la próxima.
Salú pa tós


No hay comentarios:

Publicar un comentario